Una boda otoñal en tierras gallegas

Galicia, ese trocito de tierra que forma un pequeño paraíso frente a las aguas del Atlántico. Esta provincia es un lugar mágico lleno de historia, gastronomía y cultura. Y más, si tenemos en cuenta el hotel romántico A Quinta da Auga Hotel Spa Relais & Château, en Santiago de Compostela. Una de las ubicaciones más inigualables […]

Galicia, ese trocito de tierra que forma un pequeño paraíso frente a las aguas del Atlántico. Esta provincia es un lugar mágico lleno de historia, gastronomía y cultura. Y más, si tenemos en cuenta el hotel romántico A Quinta da Auga Hotel Spa Relais & Château, en Santiago de Compostela. Una de las ubicaciones más inigualables para llevar a cabo una boda en Galicia, adaptándose este entorno perfectamente a vuestros gustos y necesidades y dándole el estilo que más queráis para el gran día.

Este hotel, cuenta con gran variedad de espacios en los 10.000 m² que forman la finca: un bosque de bambú lleno de magia y jardines con árboles frondosos autóctonos, todo ello rodeado por el Río Sar, para disfrutar de la naturaleza más pura en tu boda.

La gastronomía de este hotel para la celebración de esta, es la típica regional de Galicia, una alta cocina llena de mariscos, pescados salvajes o carnes muy suculentas. No obstante, el menú es completamente personalizable para que quede a vuestro gusto.

Esta acertada opción fue la elegida por Denis y Olivia, los novios disfrutaron de este día en un entorno de lo más otoñal, rodeados de hojas y flores rojizas, anaranjadas y amarillentas.

En estos tonos se basó la decoración, cuyo ramo de la novia junto con su pequeño tocado se fundían en este entorno natural, haciendo ver los encantos propios de esta estación. El ramo destacó por las hojas secas, las espigas y margaritas, acompañadas de hojas verdes y rojas y pequeñas rosas blancas y naranjas, a juego con el tocado del semi-recogido de hojas rojizas de la novia.

A lo largo del recinto se dispusieron mesas al más puro estilo otoñal, con centros de flores similares al ramo de la novia y con soporte dorado, al igual que los candelabros y velas dispuestas sobre las mesas de forja junto con las sillas del mismo material.

El vestido de la novia, de la firma Lovely by Isabelle, destacó por su sencillez. Una parte superior llena de bordados con escote en V y escote invertido que dejaban al descubierto su elegante espalda. Toda esta parte superior con ligeras transparencias que la llenaban de romanticismo y seducción.

La parte superior estaba hecha de una falda vaporosa en un tejido liso y cuya cola dejaba ver un precioso tul. Idóneo para el ambiente de esta estación. Respecto al peinado, este constaba de un semi-recogido con ondas que caían sobre las facciones de la cara, acompañado por el anteriormente mencionado tocado de hojas rojizas.

De esto acompañado del básico maquillaje se encargó Patricia, de su marca el tocador de Patri, que además hizo que la novia estuviera radiante mimetizándose perfectamente con la temática de la boda.

El novio, con un traje muy señalado y distinguido, optó por el color negro a conjunto con la corbata y los accesorios, en este mismo tono. Todo ello acompañando de una camisa básica blanca. Cabe destacar el estilo capri del corte del bajo del pantalón, tan moderno y actual.

De fotografiar todos los momentos vividos por esta pareja la encargada fue Buenas Photos, una empresa especializada en reportajes nupciales. Y de organizar esta boda en la estación más romántica del año fue Weddings and Events by Natalia Ortiz. ¿Convenido para casarte en un paraíso natural en plena temporada de otoño?

The wedding team:

Planning: Weddings and Events by Natalia Ortiz  // Photography: Buenas photos // MUAH: El tocador de Patri // Bride dress: Lovely by Isabelle // Venue: Aquinta da Auga //

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *